Saltar al contenido.

La inserción internacional para el desarrollo desde la periferia

Pluma: Carlos Bianco | Docente-investigador de la Universidad Nacional de Quilmes; ex Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Nación 2013-2015.

La economía mundial se mueve hacia una lógica Uni-multipolar. ¿Qué significa y qué rol pasa a jugar Estados Unidos? La Argentina macrista busca engranar en ese entramado global y deshilacha la política kirchnerista.

Desde fines de los 70 el capitalismo mundial protagoniza un proceso acelerado y dialéctico de “desintegración productiva” -fragmentación de los procesos productivos y relocalización de la producción a escala global- e “integración comercial” -con profundización de los flujos comerciales y de inversión extranjera directa (IED). El resultado de este proceso es la aparición de las llamadas cadenas globales y/o regionales de valor (CGVs o CRVs). Esta configuración condujo a una nueva división internacional/regional del trabajo que se puede caracterizar a partir de distintos elementos.

En particular, se puede distinguir una tríada de “fábricas regionales”: i) “Fábrica América del Norte”, con EE.UU. a la cabeza; ii) “Fábrica Europa”, con Alemania como centro principal; y iii) “Fábrica Asia del Sud y Sudeste Asiático”, con Japón en el primer escalón. China e India, en tanto países-continente, con la mayor población mundial y una fuerte heterogeneidad interna, intentan constituirse en “fábricas” integradas domésticamente. A su vez, el avance de una globalización montada en las CRVs requiere que el resto de las regiones del mundo se perfilen como proveedoras de materias primas, alimentos y energía. Fundamentalmente, se trata de los países de Amé- rica del Sur y África (alimentos, minerales y combustibles fósiles), y Medio Oriente, Rusia y otros países de la ex Comunidad de Estados Independientes (combustibles fósiles).

bianco economia 2

Dado este escenario, la necesidad del capital mundial, representada en los intereses y demandas de las grandes corporaciones transnacionales, es la de profundizar el proceso de desintegración productiva e integración comercial, de modo de maximizar los beneficios asociados a la especialización en ventajas absolutas a nivel global. Para ello, el “escenario óptimo” para el capital mundial consiste en el logro de avances sustantivos dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC), de modo de moverse paulatinamente hacia una “fábrica global” absolutamente integrada.

La uni-multipolaridad y la aparición de los BRICS

Lamentablemente para el capital mundial -y para los países centrales y las grandes corporaciones que los representan-, el mayor poder económico, político y, por ende, de negociación y veto con que cuentan hoy las naciones emergentes, encabezadas por los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), ha impedido que se pueda avanzar en el mencionado “escenario óptimo”. Ello se expresa en el visible fracaso de la Ronda Doha “del Desarrollo”, en donde los países emergentes han impedido que los centrales impongan su agenda de intereses.

En términos estrictamente geopolíticos, todo escenario internacional puede ser entendido como un campo de disputa permanente entre los diferentes Estados por garantizar su poder material y para defender su seguridad. EE.UU., el hegemón vencedor de la post Guerra Fría, hoy debe negociar y renegociar sus intereses con todos y cada uno de estos actores. Estas realidades muestran una proliferación de fuerzas que evidencian que la primacía unipolar de los EE.UU. en el escenario internacional aparece cada vez más disputada.

Sin embargo, la centralidad que todavía ocupa en la escena internacional permite pensar en una lógica compuesta “uni-multipolar”: por un lado, es el país que sigue teniendo un gran peso a la hora de cuantificar la capacidad de sus recursos y de su potencia; por el otro, el peso creciente de diversos países y regiones en distintos puntos del globo lo obliga a negociar y a recomponer estrategias en distintas zonas de influencia a escala regional.

bianco economia 3

Esa uni-multipolaridad tiene quizás un correlato mucho más evidente en materia económica. El ascenso de nuevas potencias emergentes –principalmente del bloque BRICS– representa la transformación más importante de la economía mundial en las últimas décadas. El inédito crecimiento experimentado por un conjunto de economías, entre las que se destaca China, supone la aparición de un orden económico y comercial alternativo a la hegemonía de EE.UU.

Política exterior del kirchnerismo y el cambio

Los enormes avances de nuestra relación con los emergentes y los BRICS fueron presentados en nuestro país desde una clave antagónica; es decir, no a favor de nuestra relación con ellos, sino en contra de nuestra vinculación con los países del G7. Se argumentó que la política económica exterior del kirchnerismo habría debilitado los nexos preexistentes con los EE.UU. y Europa Occidental, sin entender que la decisión política de expandir nuestras relaciones internacionales a la luz de la comunión de intereses y visiones compartidas no implica menoscabar las relaciones más tradicionales.

Si se repasan las políticas gubernamentales de la última década, podrá constatarse el criterio que las define. En asuntos domésticos, el “buen gobierno” de una Argentina democrática reside en propiciar políticas que privilegian el interés de las mayorías; en política exterior se trata de defender, siempre, los intereses nacionales.

Los profundos cambios que se han dado en los últimos años en el contexto internacional llevaron a modelar entre 2003 y 2015 una nueva lógica de inserción económica internacional para nuestro país, cuya caracterización puede ser sintetizada en los siguientes puntos: i) mayor relacionamiento comercial con las nuevas fuentes de crecimiento mundial; ii) búsqueda de financiamiento para el desarrollo en mercados emergentes; iii) administración del comercio para evitar “importar” la crisis de los países desarrollados; iv) reclamos ante el proteccionismo agrícola de los países desarrollados; v) búsqueda de mayores espacios de po lítica industrial en los organismos financieros y comerciales internacionales; y vi) coordinación de posiciones en los foros internacionales con los países emergentes.

El gobierno macrista trajo consigo un cambio diametralmente opuesto en el conjunto de la política económica. Se pasó de privilegiar un proceso de crecimiento con inclusión social y desendeudamiento externo basado en la reindustrialización del aparato productivo, a llevar adelante políticas de ajuste económico y endeudamiento que claramente favorecen la primarización de la producción y excluyen al grueso del pueblo argentino.

Se pasó de privilegiar un proceso de crecimiento con inclusión social y desendeudamiento externo basado en la reindustrialización del aparato productivo, a llevar adelante políticas de ajuste económico y endeudamiento que claramente favorecen la primarización de la producción y excluyen al grueso del pueblo argentino.

En materia de política exterior, se observa una despreocupación por los acuerdos regionales tanto políticos (CELAC, UNASUR) como económicos (MERCOSUR) de los que forma parte nuestro país, para pasar a acercarse a los foros y organismos internacionales que representan los intereses de los países desarrollados y de las grandes corporaciones transnacionales, tales como el Foro Económico Mundial de Davos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Básicamente, se trata de “cambiar” por completo la línea política de todo lo que se hizo durante los doce años de kirchnerismo, lo que había devuelto a nuestro país a mostrarse ante el mundo como un país económicamente independiente, políticamente soberano, y cuyo modelo de crecimiento con inclusión tenía como objetivo primordial el logro de justicia social para el pueblo argentino.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: