Saltar al contenido.

La Tesis Linera

¿Hacia dónde va América Latina? ¿Por qué semejante retroceso en apenas unos meses? ¿Dónde quedaron los Néstor, los Lula, los Chávez, los Mujica? ¿Por qué el No a la Paz en Colombia, los intentos por aislar a Venezuela, la oposición a la reelección de Evo y el Golpe en Brasil? ¿Por qué Macri?

Buscar una única respuesta o solución a todos estos interrogantes sería erróneo. O, cuanto menos, demandaría un esfuerzo teórico que, incluso, podría ser falaz. Las equivocaciones propias y los límites con los que chocaron/chocan los gobiernos de izquierda y populares de Nuestra América –por ejemplo- son tan importantes como el contexto acosador y el orden dado que ata a todas nuestras economías dependientes. Álvaro García Linera, el vice de Bolivia y el ladero inseparable de Evo Morales desde 2005, se convirtió en los últimos años en el teórico imprescindible para entender la coyuntura regional. Sociólogo y de formación marxista, es capaz de citar en una misma entrevista a Lenin o Gramsci, pedir una actualización de la izquierda, recordar a Túpac Katari o teorizar sobre la construcción del Estado para mencionar a Weber o Hegel. Sus reflexiones sobre el freno de mano que sufre AL (nosotros la llamamos la Tesis Linera) no sólo son agudas, sino necesarias. Habla de autocrítica pero sin sacar los pies del plato; marca errores -e incluye los de su gobierno pero siempre en tono propositivo.

Que trabajemos con las ideas del revolucionario boliviano no es casual. Elegimos encuadrar el proceso de análisis sobre lo sucedido tomando como referencia a un hombre comprometido con su tiempo histórico. Como él, entendemos que el giro a la derecha de la región no es ni un fin de ciclo ni un cambio irreversible. Es, más bien, un repliegue transitorio de las fuerzas populares. En este marco nos movemos. En vez de dar lugar a las miradas oportunistas que por migajas presupuestarias niegan las conquistas y los avances de los últimos años, pensamos con uno de los mejores de los nuestros. La Tesis Linera parte de una lectura compleja de lo político, que combina elementos diversos: sociales, económicos, culturales y psicológicos. Pensar Latinoamérica a partir de múltiples enfoques para encontrar respuestas al cambio de rumbo, para elaborar los flujos y reflujos de nuestro continente.

Apuntes para la victoria

Linera plantea varios ejes que aún no pudieron resolverse y que impiden la profundización de los regímenes, sean socialistas, progresistas o nacional populares: la hasta ahora imposibilidad para solucionar la cuestión de los liderazgos políticos, que chocan con límites constitucionales para las reelecciones (los casos de Cristina, Evo y Correa son los más notorios); una integración latinoamericana que, a pesar de su institucionalización y los magníficos avances de los últimos años, fue más política que económica; una redistribución de la riqueza que no estuvo acompañada del todo por una politización social (¿por qué los millones que salieron de la pobreza gracias al PT en Brasil no impidieron la caída de Dilma o por qué en Argentina una parte de la clase media, beneficiada en los últimos años, cae en viejos errores a la hora de votar); y la cuestión de la corrupción que, se supone, un gobierno de izquierda debería afrontar de manera distinta a uno de derecha (¿o acaso no existe una ética de izquierda).

Sobre estas “tensiones creativas” gira esta nueva edición de Amerindios, con entrevistas y opiniones de intelectuales y políticos. Un paso expeditivo para pensar los procesos recientes en medio de tanto vértigo. No todos tienen visiones homogéneas. De ahí lo interesante, porque las respuestas no están dadas ni se encuentran en los manuales; se construyen con elementos heterogéneos. Al menos una postura sí aglutina a todos: es la imagen de una Latinoamérica en “repliegue”. Para Linera es el final de una primera “oleada” del “giro a la izquierda”.

El repliegue y lo que viene

Si se acepta, pues, la idea de que no hay avances constantes y en ascenso continuo, madura una conclusión. Al retorno, los gobiernos populares deberán ir siempre un paso más que en la primera etapa. Retroceder un paso, adelantarse dos. “La metáfora de las olas es fantástica. El agua sube, avanza y luego retrocede. Permite romper con la idea de ciclo, que viene de la economía y que cuando se termina, arranca otra cosa”, apunta Waldo Ansaldi, Doctor en Historia.

Lo que nadie puede saber, y es lógico, es si la próxima marea traerá la comunión de tan grandes liderazgos, como ocurrió con la aparición al unísono desde el inicio de los 2000. Esas enormes figuras como Néstor, Chávez y Lula plantean la tensión más grande. Avanzar hacia “construcciones colectivas de liderazgos”, debería ser el ideal de los proyectos progresistas, plantea Ansaldi. Pero, ¿cómo hacerlo, cuando esos liderazgos fuertes y personalistas forman parte de la historia de América Latina? Incluso todos los grandes procesos transformadores de la historia terminaron condensados en grandes figuras.

Los retrocesos de la Argentina, castigada por la alegre revolución de un puñado de ricos, muestran a un pueblo movilizado que intenta poner un límite al ajuste y el empobrecimiento. Desconocemos qué tipo de liderazgo emergerá de la próxima oleada. Sí tenemos presente que, más allá de que el campo popular es por definición heterogéneo, para detener la ofensiva conservadora deberá primar la unidad por sobre las diferencias. Una unidad alrededor de los intereses comunes de las grandes mayorías, en la que se articulen diferentes sectores en función de un proyecto colectivo. Un sueño que contenga y proponga un horizonte emancipador. Cuanto antes suceda, mejor. El desafío es grande.

linera

 

Continuar leyendo revista completa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: